ANÁLISIS DEL PROCESO DE PAZ COLOMBIANO

NO NOS PUEDEN FALLAR

Fotos por Alvaro Ybarra Zavala

No nos pueden fallar.

El anuncio del Presidente Santos de suspender las negociaciones de Paz con la guerrilla de las FARC aleja la posibilidad de una Paz inmediata en Colombia.

Texto: Álvaro Ybarra Zavala / Producción: Ángel Ruiz Jimenez

Colombia amanece en silencio frente al anuncio del presidente Santos de suspender las conversaciones de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El motivo, el secuestro del General Alzate Mora junto al Capitán Jorge Rodríguez Contreras y la abogada Gloria Urrego, en el corregimiento de las Mercedes en el Chocó Colombiano. El General Alzate y sus acompañantes se encontraban en una zona de combate en la que existe una alta presencia de las FARC, circunstancia que hace aún más sorprendente la decisión del Gobierno de suspender las conversaciones por este desafortunado episodio cuando, junto a la guerrilla, acordaron no suspender los operativos militares de ambos bandos hasta que se llegara a un acuerdo de paz definitivo.

Un paso hacia atrás muy importante en las conversaciones de paz, que pone en riesgo la principal regla de juego que hasta la fecha marcaba el punto de entendimiento entre ambos: El reconocimiento de la existencia de un conflicto armado en Colombia.

Durante los dos años que duran ya las conversaciones se han dado numerosos operativos militares en los que se han producido importantes bajas por ambos bandos, especialmente por el lado guerrillero donde han caído importantes comandantes de diversos frentes. Una circunstancia que en ningún caso ha puesto en riesgo el futuro de las conversaciones de paz hasta la fecha. ¿Qué ha cambiado en esta ocasión para que el presidente Santos denominara a este triste episodio «secuestro», cuando se trata de un miembro de las Fuerzas Armadas de Colombia capturado por el enemigo en una zona de operativos militares? Una pregunta a la que el Santos aún no ha dado respuesta y que, sin embargo, este repentino cambio de actitud no ha pasado desapercibido a la población colombiana ni a los numerosos analistas internacionales que ven como un acontecimiento propio de la realidad del conflicto, supone la suspensión de las conversaciones.

No es ningún secreto escribir los numerosos enemigos que este proceso tiene a día de hoy en Colombia, y la cantidad de divisiones internas que genera en los diferentes estamentos políticos, militares e incluso guerrilleros. Hablar de paz en Colombia es un reto por la cantidad de intereses económicos que genera este conflicto y por lo muy dañados que quedarían ante un eventual y definitivo acuerdo de Paz. Dicho esto, es de justicia admitir que la apuesta personal del actual presidente ha logrado situar a Colombia en el escenario más próximo a la paz que jamas se haya producido en su historia reciente. Por eso sorprende aún más este repentino cambio de rumbo del Gobierno ante un episodio – triste sin duda- , pero en definitiva propio del devenir normal de cualquier conflicto armado en el mundo.

Galeria de Fotos del Departamento del Chocó donde se ha producido la captura del General Alzate y sus acompañantes que ha dado lugar a la suspensión de las negociaciones de Paz por parte del Presidente Santos.